lunes, 23 de junio de 2014

Gustavo Armijos y La Tortuga Ecuestre

0 comentarios

Gustavo Armijos y la Tortuga Ecuestre.

Inesperadamente falleció el poeta piurano  Gustavo Armijos Morales, muerto en extrañas circunstancias el 31 de mayo



Su deceso   me trae al recuerdo de cómo fue que lo conocí. El recuerdo de Gustavo Armijos se remonta al lejano año de 1973. Cuando llego a la ex Escuela Nacional de Bibliotecarios (que funciono en el cuarto piso de la antigua Biblioteca Nacional de la avenida Abancay), vino acompañado del poeta barranquino Javier Huapaya.
Cuando nos fue presentado Gustavo gracias a su elocuencia rápidamente se ganó la audiencia de los jóvenes estudiantes de bibliotecología, que no dudaron en adquirir  la novísima revista poética “La Tortuga Ecuestre”. Desde entonces algunos nos convertimos en suscriptores  de la revista poética.

Gustavo en cada nueva edición de su revista nos visitaba y su  imagen  se quedó grabada en la memoria de los jóvenes estudiantes de bibliotecología, siempre aparecía  acompañado de ejemplares de la tortuga ecuestre bajo el brazo.
 
Poetas Jorge Espinoza Sánchez, Gustavo Armijos y Javier Huapaya, 1975

Sin saber que aquellos primeros números de la artesanal revista literaria se harían histórica, porque después de 39 años  volví a recibir de manos del propio autor la famosa revista literaria en su número 389, el hecho sucedio en el Club de la Unión de Lima, cuando coincidimos en el recital poético  de Cesar Toro Montalvo. Fue la última vez que  vi a Gustavo, algo deteriorado por el tiempo, un rictus de amargura se dibujaba en su rostro moreno.

Mientras que la revista “La Tortuga Ecuestre”  lucia impecable en su edición impresa; cosa que me conmovió  que en tiempos de  publicaciones virtuales, Gustavo Armijos  persistiera en distribuir  el fruto de su trabajo literario en soporte impreso.
Gustavo Armijos, poeta, periodista, docente, y escritor, nació en Piura el  2 de febrero del 1952. Es fundador del Colegio de Periodistas del Perú.  Ganador de concursos literarios, en vida recibió homenajes por su trayectoria poética. Autor de numerosos poemarios y narraciones como: Celebraciones de un Trovador, Retrato Humano, Palabra en Libertad, etc.

Fernando J. Pebe y Gustavo Armijos



TRAICION

Los cuernos humillan a los infieles
insultando a maridos alejados de los grupos
Malolientes y con cabellos alisados
huérfanos de paciencia
empujados al extravío
lamentando rebeldía de insomnio
con un batallón de lamentos.
La noche avanza y con traicioneros y débiles
guiños seduce a los cómplices
Despiadado contra la ignorancia
tomas conciencia del pasado de Tallanes
donde no habían edificios suntuosos y llenos de opulencia.

Todo metal precioso es vano para contrastar a los amantes
que no pueden suavizar el fuego de la amargura
Nunca ni al enemigo se puede despedazar y
ser víctima de los más bajos instintos
Oh tiempo del repudio expandido después de la muerte
como nudos de látigos fogosos en el combate de la vida.
Que no existe caballero.


BENDEJA ARDIENTE DEL ROMANCE

Quien es ella sino la que pasea su hermosura
por los pasillos de la casa en bata de dormir
hora tarde para tomar un café con crema
ante la vieja catástrofe de antiguos amores.

¿Para qué se entrega una dádiva a un menesteroso?
¿Quién mira sigiloso el paso de la gente
consolada por el sol, ocre y brillante
y que resuelle un bálsamo para divinidad?

Tal conforme se desprende borrascoso el pasado
para los goces de una rama que mece el río.

Es inhumano el nacimiento de mujer bella
y hombre de opulencia venido a menos
sin gloria perdurable y borrascosa vida.

No existe quimera alguna para marchar al paraíso
ni flores en la tumba
ni subterráneo liberado de gases
ni islas de la vida
y sí melodiosos dulces
sobre celestiales colinas
que perduran para siempre.

El poeta Gustavo Armijos no estaba muerto, estaba en el Hospital Loayza

 
Luego de que en medios de Piura, Lima y en las redes sociales se confirmará la muerte del poeta Gustavo Armijos, todos comenzaron a enviar mensajes de pésame. La supuesta muerte del poeta Armijos llamó mucho la atención, se hablaba de un suicidio, incluso se publicó su supuesta carta de despedida. Luego mensajes internos y algunas llamadas telefónicas, pudimos constatar que el poeta está más vivo que nunca, pero se encuentra internado en el Hospital Loayza. Ingresó al hospital Loayza por un lavado gástrico, es decir, le salvaron la vida. El intento de suicidio fue confirmado por su familia. El poeta se encontraba con una fuerte depresión luego de saber que se le diagnostico neoplasia neurológica y además sufre de diabetes. Sus amigos estuvieron acompañándolo en el hospital e invitan a visitarlo para darle fuerza, para los que deseen visitar al poeta, se encuentra en el pabellón cuatro de varones, en la cama 47. Larga vida poeta. - See more at: http://www.limagris.com/el-poeta-gustavo-armijos-no-estaba-muerto-estaba-en-el-hospital-loayza/#sthash.53ORwDXD.dpuf

0 comentarios:

Publicar un comentario

Copyright © Revista La Tortuga Ecuestre 2006-2010 / Elaborado por el área de Comunicación Integral. Con la tecnología de Blogger.